Artistas

Beyoncé, la figura destacada del R&B (y también del pop, del soul, del hip-hop, del country…)

today26 de febrero de 2024 21

Fondo
share close

Escuchar la noticia

Beyoncé, la figura destacada del R&B (y también del pop, del soul, del hip-hop, del country…)

La artista estadounidense se ha propuesto superar cualquier límite, y lo está logrando.

5ptf62w3xvi5dhpbcqpyca6g4i

Nada puede detener el talento, como máximo, puede retrasarlo. Sin embargo, no hay límites ni fronteras que puedan contenerlo. Muy pocos artistas en la historia de la música han logrado trascender cualquier límite, y Beyoncé es una de las últimas en conseguirlo. Su nuevo proyecto musical en tres actos reafirma lo que ya sospechábamos (y sabíamos desde hace años): una diosa del R&B puede ser también una diosa del pop, del soul, del hip-hop, del country y de lo que esté por llegar.

En la década de los 90, la escena musical estuvo marcada por bandas y girlbands. Destiny’s Child, una de ellas, se convirtió en una de las más importantes internacionalmente, vendiendo más de 60 millones de discos y ganando tres premios Grammy antes de disolverse definitivamente a principios del siglo XXI (2006) tras un cambio de formación.

Para ese entonces, las integrantes de Destiny’s Child ya habían construido una identidad sonora que indudablemente influiría en el desarrollo de sus respectivas carreras en solitario. Así comenzó Queen B su trayectoria en solitario. Sus primeros cuatro o cinco álbumes abarcaron una década en la que intentó aprovechar todo lo aprendido anteriormente. El R&B y el soul se entrelazaron con un pop melódico que conquistó las listas de ventas en todo el mundo. Baladas, medios tiempos y hasta temas dance-pop (como “Single Ladies”) la consagraron como la Número 1.

Y así llegó la revolución, al menos así lo percibimos la mayoría de los periodistas musicales. Beyoncé se propuso cambiar las reglas, tanto internas como externas. “Lemonade” convirtió su nombre en un adjetivo: hacer un Beyoncé. Nos sorprendió tanto en la forma (sin promoción y por sorpresa) como en el contenido, fusionando su género principal con toques de soul, hip-hop, funk, country, entre otros. Estaba dando forma a su trilogía.

The Carters
Sin embargo, previo a liberarse de cualquier restricción y categorías, Beyoncé exploró su suerte junto a su esposo Jay Z en un álbum donde el rap lo domina por completo. Escuchar a la cantante rimar fue una experiencia impactante. La gira realizándolo en el escenario fue un éxito total.

Apeshit, una apuesta con un marcado carácter de género urbano, nos presentaba a una artista más audaz, lúdica, libre, desinhibida en las melodías y las letras. Estar rodeada de un vasto grupo de productores y compositores facilitó todo el proceso.

Nada puede detener el talento. Como máximo, puede retrasarse. Pero no existen límites ni fronteras capaces de restringirlo. Pocos artistas en la historia de la música han logrado superar cualquier límite, y Beyoncé es una de las últimas en lograrlo. Su reciente proyecto musical en tres actos ha reafirmado lo que ya sospechábamos (y sabíamos desde hace años): una diva del R&B puede ser también una diva del pop, del soul, del hip-hop, del country y de lo que está por venir.

La década de los 90 estuvo marcada en la historia de la música por bandas y grupos femeninos. Uno de ellos, Destiny’s Child, se convirtió en uno de los más destacados en la escena musical internacional, vendiendo más de 60 millones de discos y ganando tres premios Grammy antes de su despedida a principios del siglo XXI (2006) tras cambios en la formación.

En ese momento, las integrantes de Destiny’s Child ya habían establecido una identidad sonora que influiría decisivamente en sus carreras en solitario. Así comenzó Queen B su trayectoria como solista. Sus primeros 4 o 5 álbumes abarcaron una década en la que intentó explorar todo lo aprendido anteriormente. El R&B y el soul se fusionaron con un pop melódico que conquistó las listas de éxitos globales. Baladas, canciones a medio tiempo e incluso temas dance-pop (como Single Ladies) la catapultaron al puesto número 1.

Y luego llegó la revolución. O, al menos, así lo percibimos la mayoría de los periodistas musicales. Beyoncé se propuso cambiar las reglas, tanto internas como externas. Lemonade convirtió su nombre en un adjetivo: realizar un Beyoncé. Nos sorprendió tanto en la forma (sin promoción y de manera sorpresiva) como en el fondo, fusionando su género principal con toques de soul, hip-hop, funk, country… Estaba gestando su trilogía.

Con la llegada de la pandemia, Beyoncé encontró el tiempo necesario para dar forma a nuevos proyectos musicales. La base eran los sentimientos de miedo, frustración e incertidumbre que experimentamos durante ese período. Y como telón de fondo musical, las influencias de grandes artistas con los que creció y que marcaron su vida y sus preferencias musicales.

Si algo ha definido la carrera musical de Beyoncé es que es una mujer que le gusta tener todo bajo estricto control. No hay proyecto en el que la artista no se involucre al 100% y del que no cuide todos los detalles, incluyendo los futuros. Esto implicaba abordar los tres discos como si fueran parte de un mismo conjunto, aunque fueran unidades independientes.

“Este proyecto de tres actos se grabó a lo largo de los tres años de la pandemia. Un período que podría haber sido de inmovilidad, pero también fue el más creativo para mí. Crear este álbum me proporcionó un espacio para soñar y escapar durante un momento aterrador para el mundo. Me permitió sentirme libre y aventurera en un tiempo en el que todo parecía detenido. Mi objetivo era construir un lugar seguro, libre de juicios. Un espacio para liberarse del perfeccionismo y el pensamiento excesivo. Un lugar para expresarse, soltar y experimentar la libertad. Fue un hermoso viaje de exploración”, explicó la artista.

Nadie podría haber imaginado en ese momento que lo que había concebido era una trilogía que abarcaba diferentes géneros. Renaissance Act I nos hizo bailar de una manera que nunca habíamos imaginado con Beyoncé. La fusión de la música electrónica con su voz resultó perfecta. Break my soul nos transportó a la brillante época inicial del EDM del siglo XX. Lo había logrado nuevamente.

El country
Que una artista logre sorprenderte realmente después de casi 30 años de carrera profesional deja claro lo que Queen B logró el pasado 4 de febrero (5 en la península). La cantante se presentó en el Super Bowl para revelar su segundo episodio de esta serie. Una apuesta por el country que ya había insinuado durante los Premios Grammy 2024.

Su sombrero y su vestuario tejano dieron la bienvenida a su nueva incursión en otro género que marcó su adolescencia. Sus raíces en Tejas son evidentes en cada nota de Texas hold ’em. Algunas emisoras de radio inicialmente se resistieron a reconocer la audacia de la solista estadounidense al apostar por el country, pero finalmente cedieron. Nadie puede detener el talento. Solo retrasarlo un poco. Hasta que gran parte de Estados Unidos reconoció la influencia de la comunidad negra en el género a lo largo de la historia de la música.

Y gracias a su madre, sabemos que cuando era niña, Beyoncé era de las que no se quitaban el sombrero vaquero. Pero en realidad, somos nosotros quienes nos quitamos el sombrero. La solista ha demostrado ser capaz de explorar diferentes géneros paso a paso, disfrutando de cada aventura, reivindicando sus influencias y aprendiendo del equipo que la rodea. Y lo que está por venir, porque el episodio que cierra la trilogía promete ser un álbum de rock…

Y eso solo en el ámbito musical, porque en el aspecto empresarial, su planificación, promoción, diseños, ideas y colecciones, la diva también moviliza a las masas. Ropa, perfumes, maquillaje, cosméticos… Sigue sumando éxitos. La artista incluso ha incursionado en el cine. Como si tuviera tiempo de sobra entre sus tres hijos, la música y los negocios… Voces en películas de animación y participaciones en filmes como Dreamgirls, Cadillac Records, La Pantera Rosa, Austin Powers… la han convertido también en una todoterreno.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Beyoncé (@beyonce)

Escrito por Veronica Gómez

VOTAR

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta


0%