Artistas

Joaquín Sabina alcanza el éxito en la ciudad de Nueva York.

today17 de noviembre de 2023 163

Fondo
share close

Escuchar la noticia

Joaquín Sabina alcanza el éxito en la ciudad de Nueva York.

El intérprete español brindó un concierto en el que su limitada voz ronca fue excusada por un público que ya estaba entregado de antemano.

descarga 1 convert.io

Joaquín Sabina se encuentra inmerso en su gira “Contra todo pronóstico”. Después de sus actuaciones en España, a mediados de octubre el músico volvió a cruzar el océano para presentarse en México y Estados Unidos.

Anoche, Sabina ofreció un espectáculo en el Hulu Theater. En este evento, el cantante español logró poner de pie en varias ocasiones a los espectadores del teatro del Madison Square Garden de Nueva York, en un concierto en el que la voz limitada del cantautor de 74 años fue perdonada por un público que ya estaba entregado de antemano.

Según informa EFE, Sabina no emitió ni una sola palabra en inglés durante las dos horas de concierto, posiblemente consciente del público al que se dirigía: una amalgama de todas las comunidades latinas de Nueva York que conocían de memoria todas sus canciones, incluyendo las más recientes.

En la sala predominaban personas mayores de cuarenta años, y aún más, aquellos mayores de cincuenta, quienes desembolsaron cerca de 100 dólares para llenar los 5.500 asientos del teatro. En algunos casos, los asistentes provenían de otras ciudades de Estados Unidos.

“Este público latino comparte la misma patria que yo, la cual no es un territorio, sino una lengua común”, expresó Sabina al inicio del concierto, recibiendo así una de las numerosas ovaciones que le brindaron a lo largo de la noche.

Joaquín Sabina continúa su gira “Contra todo pronóstico”. Después de actuar en España, a mediados de octubre, el músico cruzó el océano para presentarse en México y Estados Unidos.

Anoche, Sabina actuó en el Hulu Theater. Allí, el cantante español logró poner de pie en varias ocasiones a los espectadores del teatro del Madison Square Garden de Nueva York, en un concierto en el que la voz limitada del cantautor de 74 años fue perdonada por un público que ya estaba entregado de antemano.

Según informa EFE, Sabina no pronunció una palabra en inglés durante las dos horas de concierto, quizás porque sabía a qué público se dirigía: una mezcla de todas las comunidades latinas de Nueva York que conocían de memoria todas sus canciones, incluso las más recientes.

En la sala predominaban personas mayores de cuarenta años, y aún más, aquellos mayores de cincuenta, quienes desembolsaron cerca de 100 dólares para llenar los 5.500 asientos del teatro. En algunos casos, los asistentes provenían de otras ciudades de Estados Unidos.

“Este público latino comparte la misma patria que yo, la cual no es un territorio, sino una lengua común”, expresó Sabina al inicio del concierto, recibiendo así una de las numerosas ovaciones que le brindaron a lo largo de la noche.

El cantante agradeció a la audiencia que, a la misma hora de su concierto, otro grande como Bob Dylan estuviera cantando en el Beacon Theatre y bromeó diciendo que los presentes en el Madison habrían preferido ver al cantante español por delante del americano.

Aunque aplaudieron las veintenas de canciones interpretadas por el artista, era evidente que ese público había acudido para escuchar los temas míticos de Sabina y se entregó hasta el delirio cuando llegó el momento de “Por el bulevar de los sueños rotos”, y el cantante calló para que todos corearan a voz en grito “…como llora Chavela”.

Evaluando su voz y su resistencia.

El músico de Jaén es consciente de que no cuenta con energías de sobra. Así como compensa su voz quebradiza con el micrófono, también evitó cualquier desgaste físico al pasar todo el concierto sentado en un taburete o en una silla baja mientras interpretaba sus canciones.

Hubo un par de ocasiones en las que Sabina se retiró al camerino permitiendo que otros integrantes del grupo tomaran su lugar, pero el público no se lo tomó en cuenta; incluso en algún momento corearon su nombre con un “Oé, oé, oé, oé… Joaquín, Joaquín”.

Fue en la segunda hora del concierto cuando el cantautor ofreció al público lo que había venido a escuchar: grandes éxitos como “Un amor para la Magdalena”, “19 días y 500 noches” o “Princesa”, que con su ritmo rockero puso a todo el mundo a bailar.

Una despedida que nadie se creyó duró apenas unos minutos y toda la banda volvió al escenario: Sabina, ahora con su característica chistera negra, entonó “Contigo” y, como fin de fiesta, enlazó “Noches de boda” con “Y nos dieron las diez”. El público, abrazado, entonó a viva voz la última canción, consciente de que quizás sea la última vez que vean a su ídolo en un escenario de la Gran Manzana.

Escrito por Veronica Gómez

VOTAR

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta


0%
Verified by MonsterInsights